En los albores del funcionalismo Loos presagió el divorcio entre decoración y adecuación funcional.  ”¡Qué difícil es hallar un buen asiento y qué fácil uno nuevo!”

Ya en 1898 escribe:

“Cuanto más primitivo es un pueblo, tanto más pródigo es con sus ornamentos, con sus adornos.  El piel roja recubre una y otra vez con ornamentos cada objeto, cada barca, cada remo, cada flecha.  Pretender dar importancia a los adornos significa ver las cosas desde el punto de vista del piel roja.  Pero nuestro piel roja interior debe ser superado.  Esta mujer es bella, dice el piel roja, porque lleva anillos dorados en la nariz y en las orejas.  Esta mujer es bella, dice el hombre en la cúspide de la civilización, porque no lleva anillos ni en la nariz ni en las orejas.  Buscar la belleza únicamente en la forma y no hacerla depender del ornamento es la meta a la que aspira toda la humanidad.”

 

Adolf Loos

E.H. Gombrich  ”El sentido del orden”

Publicar una respuesta

  • (no se publicará)