Una de las cosas que me encanta hacer cuando viajo es visitar los Flea Markets o mercados de antigüedades. Si estás planificando las vacaciones y te apetece un descanso entre visitar museos, monumentos y degustar los manjares autóctonos, aquí te proponemos un pequeño listado de algunos de los mejores mercados que se pueden visitar en Europa.

1. París: Braderie de Lille Flea Market

El mercado de antigüedades y objetos de segunda mano más grande de Europa, durante el primer fin de semana de septiembre la zona de Lille se convierte en un gran mercado.  Más de 10.000 vendedores ocupan más de 100 km de calles que se hacen peatonales para el evento.  Un fin de semana completo en el que predomina el ambiente festivo con conciertos y actuaciones y en el que se puede encontrar desde mobiliario vintage a discos de vinilo, ropa o cualquier objeto curioso que puedas imaginar. Para reponer fuerzas durante el recorrido, lo típico son los mejillones con chips…no te extrañes si de repente te encuentras con una montaña de cáscaras de mejillón.

Grande-braderie-de-Lille-by-jfgornet

 

 

 

 

2. París: Marche aux puces de Saint Ouen

El famoso Mercado de antigüedades de París, más conocido como Mercado de las pulgas (parece que fue el que originó el nombre de Mercado de las Pulgas/Flea Market). Una zona amplísima formada por varios mercados. Visita obligada si vas a París y te gustan las antigüedades aunque no esperes encontrar ninguna ganga, la mayoría de los puestos son de anticuarios y los precios son altísimos aunque merece la pena perderse por sus calles.  Está en una zona bastante alejada por lo que es recomendable trasladarse en metro.

Mercado de las pulgas París

 

Mercado de las pulgas

 

 

3. Munich Flohmarkt

En Munich existen numerosos mercadillos durante todo el año pero el mejor y más grande es el sábado 26 de abril, un gran Flea Market en el mismo lugar donde meses más tarde tiene lugar el famoso Oktoberfest.  En el 2014 se celebra el 50 aniversario del Munchen Flohmarkt.

 

 

 

 

Munich

 

 

 

4. Londres: Portobello Road

Todos los sábados por las calles de Portobello puedes encontrar infinidad de puestos de todo tipo, aunque también hay muchas tiendas de antigüedades que abren toda la semana. Yo siempre que voy me compro algo de fruta en los puestos callejeros, me dejo llevar por la corriente y entro en alguna tiendita que me llame la atención.  Portobello Road es una zona famosa por sus anticuarios pero en Londres también están los conocidos mercados de Candem o Brick Lane por los que también merece la pena pasar.

 

 

portobello

 

 

Portobello-Road-Flea-Market-by-Jasperdo

 

5. Lisboa: Feira da Ladra

Traducido “Mercado de la ladrona” porque antiguamente era el lugar donde se comerciaba con objetos usados. Tiene lugar los martes y sábados en el Campo de Santa Clara.  Portugal siempre sorprende y seguro que encuentras algún objeto curioso a muy buen precio que te querrás llevar a casa.

 

Feira da ladra

 

 

6. Bruselas: Flea Market

Este mercadillo puede visitarse durante todo el año aunque dicen que cuando es más interesante es durante el fin de semana.  Todas las mañanas en la céntrica Place Du Jeu de Balle se situan más de 200 vendedores con todo tipo de objetos y antigüedades, también hay pequeños anticuarios en las calles que rodean la plaza.  Buen lugar para dar un paseo mientras te tomas un rico chocolate belga.

 

Brussels-flea-market

 

7. Madrid: El Rastro

 

Nuestro plan para el domingo por la mañana cuando estamos en Madrid es visitar el rastro.  Cristina Velarte nos cuenta:  ”Si hay algo que nos gusta a los madrileños es acompañar a los forasteros a dar un paseo dominical por el rastro. Sin prisas y con la cartera bien guardada, el disfrute está garantizado.
Siempre animado, el rastro madrileño garantiza todo tipo de sorpresas desde la plaza de Cascorro  , teniendo poco que envidiar a otros famosos mercadillos europeos.
El nombre de El Rastro procede del matadero que había antaño desde donde se trasladaban las reses sacrificadas calle abajo hacia el mercado.
A veces lo de quedar en el rastro no es más que una excusa para luego ir de cañas por la zona, plagada de tentaciones de todo tipo donde conviven tabernas castizas  frecuentadas por nuestros abuelos en tiempos pasados, con nuevos locales de innovaciones taperas.
Nada mejor para terminar la caminata que tomar unas sabrosas  tostas en ‘ El capricho extremeño’ situado  en el 30 de la calle Carlos Arniches.

Si deseas una comida más contundente, a tiro de piedra encontrarás ‘ La Botillería de Maxi’ (Cava Alta ,4) que ofrece buen cocido y otras muchas cosas de calidad a precio asequible.”

 

 

Rastro de Madrid

 

Esperamos que os sea útil esta pequeña guía y si vais a alguno de estos mercados o conocéis otro que no mencionamos estaremos encantados de leer vuestras opiniones!

 

 

Fotos:

fleamarketinsiders.com

Maison Brisset

europeanbestdestinations.org

Marta Brisset

 

Publicar una respuesta

  • (no se publicará)